Te invito a darte permiso

 

hot-air-1373167_960_720
¿Alguna vez has dicho estas palabras? Me doy permiso de…

 

Nosotros en nuestro afán de vida, vamos intentando tener todo bajo control, hacer todo lo que se supone que hagamos, ser responsables, ser proveedores, ser buenos trabajadores, ser buenos padres, ser buenos hijos, ser buenas parejas, ser buenos amigos, ser buenos hermanos, etc.

 

Todo esto, inconscientemente impone un sinnúmero de expectativas sobre nosotros que cuando no podemos cumplirlas, por las razones que sean, nos hacen sentir ansiedad, stress, frustración, desmotivación, coraje, decepción, etc.

 

A mí me pasa también y he aprendido que YO no puedo tener el control de todo, la vida es así… Hay cosas que simplemente no están en mis manos o no están en su debido momento, por lo tanto tengo que aprender a DARME PERMISO de soltar, de perdonarme, de fallar, de no ser perfecta, de no tener las herramientas a la mano, de no estar para todo el mundo cuando me necesitan, etc.

 

Hoy, mi ejercicio e invitación para ti es, Date permiso de…  Repite este mantra e internalízalo completamente.
beach-885109_640

Mientras lo lees, hazlo en voz alta (si estas en privado, si no léelo bajito pero no lo leas solo en tu mente sino que externaliza las palabras con tu boca para que tu oído las escuche y tu cerebro las procese mejor).

 

Repítelo durante 3-4 minutos, cuando comiences identifica lo que siente tu cuerpo cuando escuchas estas palabras por primera vez y en qué lugar de tu cuerpo se localiza la sensación (a veces es en el estómago, en el pecho, en la espalda baja, etc.). Dale un número a la intensidad de esa sensación (del 1 al 10)

 

Luego que lo hayas repetido varias veces, presta atención nuevamente a tu cuerpo e identifica si la sensación original que sentiste cuando comenzaste, bajó de intensidad y que grado le das ahora del 1-10.

 

 

“Me doy permiso de aceptar que las cosas no siempre serán como yo quiero que sucedan, eso no significa que algo está mal, solo acepto que en este momento no tengo el control y me doy permiso de aceptar que así sea, sin dejar que esto robe mi paz. Me amo y acepto mis debilidades así como mis fortalezas. Soy suficiente con lo que tengo y lo que no tengo en este momento de mi vida.”

Cuéntame, si esto resuena contigo… ¿Cual fue tu experiencia? – Comparte en los comentarios y si crees que este ejercicio puede ayudar a alguién más no dejes de compartilo con otros.

 

 

 

Con Amor y Luz

Signature - transparent

 
 
 
SHARE YOU COMMENT - COMPARTE TU COMENTARIO

Tags:

Leave a Reply