Lo que resistes, persiste

 

12642603_908165022636445_8704285724358111770_n

 

Muchos han escuchado esa frase que dice “Lo que resistes, persiste”

Cuando resistimos algo, lo hacemos más fuerte. Esto puede ser un sentimiento, una situación o una emoción. Cuando nos sentimos incómodos, infelices y molestos, esto se debe a que estamos resistiendo el sentimiento que nos provocan estas situaciones “No queremos aceptar lo que esta sucediendo”. Sufres porque no quieres aceptar “el estado actual” de lo que esta pasando. Sufres porque las cosas no te han salido como planeabas y sientes que no tienes control.

Como podemos trabajar con esto? Llegando a un estado de conciencia, donde soltemos la resistencia y aceptemos el estado actual. Si, es normal sentirse molesto, sentirse dolido, sentirse irritado, mal humorado, decepcionado, triste, etc. Pero cuando nos damos cuenta que nuestra vida no gira en torno al sentimiento que nos provoca esto, podemos soltarlo de una manera mas fácil.

Aun sintiéndolo, puedes decir “Me siento molesto, esta bien, lo acepto, lo reconozco, esto no va a controlar mi vida, hay mucho mas que experimentar y vivir”.

Date cuenta que la situación o sentimiento particular es solo eso, un sentimiento y tu vida no debe girar en torno a esto. Cuando ponemos demasiada energía en algo que nos agobia, creamos una fuerza que atrae precisamente eso que queremos resistir.

Mientras mas piensas en lo que te molesta y te duele, mas lo resistes, mientras mas lo resistes, mas vas a tener de eso en tu vida. Entonces, suéltalo. Esto no significa dejar de sentir, sino de dejar de resistir y darle poder.

 

Mirar lo que nos sucede desde el enfoque del aprendizaje, te da un poder distinto, que puedes usarlo a tu favor. “Estoy pasando por esta situación, pero se que lo superare. Estoy convencido que de esto aprenderé una lección importante en mi vida”. En vez de ponerle resistencia, pregunta “Cual es la lección que aprenderé aquí?”

Abraza tus experiencias, emociones, sentimientos y vivencias, todo lo que experimentamos nos fortalece y nos hace ver la vida desde distintas perspectivas, incluso las experiencias negativas. Aferrarse a los sentimientos que no nos aportan nada, solo abonan a que el malestar siga causando efectos en nosotros.

El desapego es importante para soltar la resistencia, aceptar el estado actual es importante y enfocarse en que hay mas allá de lo que estamos experimentando amplia nuestras oportunidades de crecimiento.

Yo por ejemplo, cuando tengo un mal momento o una situación que no me gusta, me doy mi espacio para canalizar mis emociones. Si estoy molesta, me despego de lo que me esta causando la molestia y me enfoco en otra cosa que me haga sentir mejor. No le doy poder, si es algo que puedo solucionar busco la manera de hacerlo inmediatamente o tan pronto se me haga posible. Mi practica es mover mi enfoque de lo negativo a lo positivo, si tengo que desahogarme lo hago, hablando con alguien, leyendo algo que me inspire o escuchando audios que me alimenten la mente. Una vez recargo mis baterías emocionales, vuelvo a la marcha con otro enfoque.

Si por el contrario es algo que no puedo cambiar, entonces lo suelto. Reconozco que no tengo el poder para cambiarlo y hago las paces con eso. Dejo de darle poder y de resistirlo, me enfoco en algo mejor para mi.

Esto no es fácil de hacer al principio, lo acepto, es algo que toma practica y estar en un estado consciente, lo que quiere decir que debes hacerlo de manera programada e intencional.  Inténtalo!

 
SHARE YOU COMMENT - COMPARTE TU COMENTARIO

Tags:

Leave a Reply